viernes, 3 de julio de 2015

EL BURRITO Y EL HIELO. (cuento). Comprensión lectora



En este cuento verás lo que le ocurrió un día a un burro que
ya no quiso andar más porque no tenía ganas.

Antes de comenzar la lectura:

1. ¿Qué le ocurre a un helado cuando lo sacamos del congelador?

2. ¿Qué les ocurre a los cubitos de hielo

cuando los ponemos en un vaso de agua?

3. ¿Qué le ocurrió al burrito con el hielo?

Adivínalo.

Era invierno, hacía mucho frío y todos los caminos
estaban helados. El asno, que estaba cansado, no se
encontraba con ganas para caminar hasta el establo.

—iEa, aquí me quedo, ya no quiero andar más —se dijo, dejándose
caer al suelo.

Un hambriento gorrioncillo fue a posarse cerca de su oreja y le dijo;

—Asno, buen amigo, ten cuidado; no estás en el camino, sino en un
lago helado.

—¡Déjame, tengo sueño! Y con un largo bostezo, se quedó dormido.
Poco a poco, el calor de su cuerpo comenzó a fundir el hielo hasta
que, de pronto, se rompió con un gran chasquido.

El asno despertó al caer al agua y empezó a pedir socorro, pero nadie
pudo ayudarlo, aunque el gorrión quiso, pero no pudo.

Vuelve a leer silenciosamente este cuento

Comprueba si has comprendido

1. ¿En qué época del año ocurrió esta historia del asno? Subraya la respuesta
verdadera:
• En primavera
• En verano
• En otoño
• En invierno

2. ¿Por qué todos los caminos estaban helados? Subraya la respuesta
verdadera:
• Hacía frío
• Estaba nevando
• Estaba lloviendo

3. ¿Por qué el asno no quiso ir a dormir al establo?
……………………………………………………………………………….

4. ¿Dónde se quedó dormido? Subraya la respuesta verdadera:
• En el camino
• En un lago helado
• Debajo de un árbol

5. ¿Sabía el asno que era peligroso dormir sobre el hielo del lago?¿Cómo lo sabes?
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

6. ¿Qué le ocurrió al asno?
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------


7. ¿Por qué le ocurrió eso al asno? Subraya la respuesta verdadera:
• Porque fue caprichoso
• Porque fue perezoso
• Porque fue dormilón

8. ¿Qué hacen los niños y niñas perezosos? Subraya la respuesta verdadera:
• Siempre se ríen
• Son juguetones
• No ayudan en casa
• No hacen su trabajo en el colegio

9. ¿Qué hubieras hecho tú si fueras el gorrión?
……………………………………………………………………………....

10. ¿Qué harías por algún amigo en peligro?
----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------------------------------


El Leñador Honrado (cuento). Comprensión Lectora


Antes de comenzar la lectura

1. ¿Te molesta que tus amigos mientan?

2. ¿Tienes amigos que nunca mienten?

3. Adivina qué premio recibió el leñador por no ser mentiroso.


Había una vez un pobre leñador que regresaba a su casa después de una
jornada de duro trabajo. Al cruzar un puentecillo sobre el río, se le cayó el
hacha al agua. Entonces empezó a quejarse tristemente:
—¿Como me ganaré el sustento ahora que no tengo hacha?
Al instante ioh, maravilla! una bella ninfa aparecía sobre las
aguas y dijo al leñador:
—Espera, buen hombre, traeré tu hacha.
Se hundió en la corriente y poco después aparecía con un hacha
de oro entre las manos. El leñador dijo que aquella no era la
suya.
Por segunda vez se sumergió la ninfa, para aparecer después
con otra hacha de plata.
—Tampoco es la mía —dijo el triste leñador.
Por tercera vez la ninfa busco bajo el agua. Al
aparecer llevaba un hacha de hierro.
—¡Oh, gracias, gracias! ¡Esa es la mía!
—Pero, por decir la verdad, yo te regalo las otras
dos. Has preferido ser pobre y no mentir y te
mereces un premio.



Vuelve a leer silenciosamente este cuento
Comprueba si has comprendido.

1. ¿Qué trabajo hace un leñador? Subraya la respuesta verdadera.
• Cortar árboles
• Repara muebles
• Arregla grifos

2. ¿Con qué corta los árboles? Subraya la respuesta verdadera.
• Con un destornillador
• Con un martillo
• Con un hacha


3. ¿Qué le ocurrió al leñador cuando cruzaba el puente?
……………………………………………………………………………………….

4. ¿Qué hizo entonces el leñador?
…………………………………………………………………………………………

¿Por qué? …………………………………………………………………………….

5. ¿Quién acudió en su ayuda?
………………………………………………………………………………………….

6. ¿Crees que la ninfa sabía cuál era el hacha del leñador?
………………………………………………………………………………………….

7. ¿Por qué sacó primero la de oro y luego la de plata?
……………………………………………………………………………………………


8. ¿Mintió el leñador?
………………………………………………………………………………………………


9. ¿Qué premio le dio la ninfa por no mentir?
…………………………………………………………………………………………..

10. ¿Qué le ocurre a las personas que son mentiroso?

jueves, 2 de julio de 2015

A MI CRISTO ROTO








A MI CRISTO ROTO

Estás así, Señor, por nuestras culpas,
por tantos signos de egoísmo en nuestras vidas,
por las muchas faltas de caridad que cometemos,
porque no te amamos tanto como debemos.

Estás así, Señor, por nuestra indiferencia,
porque no nos conmueve el sufrimiento ajeno,
ni el de las viudas, los huérfanos y
los desplazados, ni el dolor y la angustia
de una madre que llora,
ni la desesperanza de las gentes sin techo.

Estás así, Señor, porque no nos aceptamos,
por la falta de amor en las familias,
porque no dialogamos,
porque no comprendemos,
porque no hemos aprendido a perdonar.

Estás así, Señor, por nuestra salvación
porque desde siempre nos amaste
y por nosotros te vejaron, te maltrataron,
se burlaron de Ti y te crucificaron...
por eso estás así, mi Cristo Roto.

Te pedimos Señor, nos ayudes a entender
la grandeza de tu amor y de tu entrega
para que desde allí podamos algún día
adorarte como te lo mereces y
unirnos de corazón a tu amor y
a tu sacrificio por siempre, Señor.
Anónimo





MONÓLOGO

A mi Cristo roto, lo encontré en Sevilla. Dentro del arte me subyuga el tema de Cristo en la cruz. Se llevan mi preferencia los cristos barrocos
españoles. La última vez, fui de compras en compañía de un buen amigo mío.

Al Cristo, ¡Qué elección! Se le puede encontrar entre tuercas y clavos,
chatarra oxidada, ropa vieja, zapatos, libros, muñecas rotas o litografías
románticas. La cosa, es saber buscarlo. Porque Cristo anda y está entre
todas las cosas de éste revuelto e inverosímil rastro (bazar) que es la Vida.

Pero aquella mañana nos aventuramos por la casa del artista, es más fácil encontrar ahí al Cristo, ¡Pero mucho más caro!, es zona ya de anticuarios.
Es el Cristo con impuesto de lujo, el Cristo que han encarecido los
turistas, porque desde que se intensificó el turismo, también Cristo es más caro. Visitamos únicamente dos o tres tiendas y andábamos por la tercera o cuarta.

- Ehhmm ¿Quiere algo padre?
- Dar una vuelta nada más por la tienda, mirar, ver.

¡De pronto! frente a mí, acostado sobre una mesa, vi un Cristo sin cruz, iba a lanzarme sobre él, pero frené mis ímpetus. Miré al Cristo de reojo, me conquistó desde el primer instante. Claro que no era precisamente lo que yo buscaba, era un Cristo roto. Pero esta misma circunstancia, me encadenó a él, no sé por qué. Fingí interés primero por los objetos que me rodeaban hasta que mis manos se apoderaron del Cristo, ¡Dominé mis dedos para no acariciarlo! No me habían engañado los ojos! ¡No!. Debió ser un Cristo muy bello, era un impresionante despojo mutilado. Por supuesto, no tenía cruz, le faltaba media pierna, un brazo entero, y aunque conservaba la cabeza, había perdido la cara.

Se acercó el anticuario, tomó el Cristo roto en sus manos y...
-¡Ohhh, es una magnífica pieza, se ve que tiene usted gusto padre, fíjese
que espléndida talla, qué buena factura!
- ¡Pero! está tan rota, tan mutilada!
- No tiene importancia padre, aquí al lado hay un magnífico restaurador
amigo mío y se lo va a dejar a usted, ¡Nuevo!

Volvió a ponderarlo, a alabarlo, lo acariciaba entre sus manos; pero no
acariciaba al Cristo, acariciaba la mercancía que se le iba a convertir en
dinero.

Insistí; dudó, hizo una pausa, miró por última vez al Cristo fingiendo que
le costaba separarse de él y me lo alargó en un arranque de generosidad
ficticia, diciéndome resignado y dolorido:
- Tenga padre, lléveselo, por ser para usted y conste que no gano nada 3000 pesetas nada más, ¡Se lleva usted una joya!.

El vendedor exaltaba las cualidades para mantener el precio. Yo, sacerdote, le mermaba méritos para rebajarlo. Me estremecí de pronto. ¡Disputábamos el precio de Cristo, como si fuera una simple mercancía!. ¡Y me acordé de Judas! ¿No era aquella también una compraventa de Cristo?

¡Pero cuántas veces vendemos y compramos a Cristo, no de madera, de carne, y en él a nuestros prójimos! Nuestra vida es muchas veces una compraventa de cristos.

¡Bien! cedimos los dos, lo rebajó a 800 pesetas. Antes de despedirme, le
pregunté si sabía la procedencia del Cristo y la razón de aquellas terribles mutilaciones. En información vaga e incompleta me dijo que creía procedía de la sierra de Arasena, y que las mutilaciones se debían a una profanación en tiempo de guerra.

Apreté a mi Cristo con cariño, y salí con él a la calle. Al fin, ya de
noche, cerré la puerta de mi habitación y me encontré sólo, cara a cara con mi Cristo. Que ensangrentado despojo mutilado, viéndolo así me decidí a preguntarle:

- Cristo, ¿Quién fue el que se atrevió contigo?! ¿No le temblaron las manos cuando astilló las tuyas arrancándote de la cruz?! ¿Vive todavía? ¿Dónde?
¿Qué haría hoy si te viera en mis manos? ¿Se arrepintió?
- ¡CÁLLATE! Me cortó una voz tajante.
-¡CÁLLATE, preguntas demasiado! ¿Crees que tengo un corazón tan pequeño y mezquino como el tuyo?! ¡CÁLLATE! No me preguntes ni pienses más en el que me mutiló, déjalo, ¿Qué sabes tú? ¡Respétalo!, yo ya lo perdoné. Yo me olvidé instantáneamente y para siempre de sus pecados. Cuando un hombre se arrepiente, Yo perdono de una vez, no por mezquinas entregas como vosotros. ¡Cállate! ¿Por qué ante mis miembros rotos, no se te ocurre recordar a seres que ofenden, hieren, explotan y mutilan a sus hermanos los hombres?. ¿Qué es mayor pecado? Mutilar una imagen de madera o mutilar una imagen mía viva, de carne, en la que palpito Yo por la gracia del bautismo. ¡Ohh hipócritas! Os rasgáis las vestiduras ante el recuerdo del que mutiló mi imagen de madera, mientras le estrecháis la mano o le rendís honores al que mutila física o moralmente a los cristos vivos que son sus hermanos.

Yo contesté:
- No puedo verte así, destrozado, aunque el restaurador me cobre lo que
quiera ¡Todo te lo mereces! Me duele verte así. Mañana mismo te llevaré al taller. ¿Verdad que apruebas mi plan? ¿Verdad que te gusta?

- ¡NO, NO ME GUSTA! Contestó el Cristo, seca y duramente.
- ¡ERES IGUAL QUE TODOS Y HABLAS DEMASIADO!

Hubo una pausa de silencio. Una orden, tajante como un rayo, vino a
decapitar el silencio angustioso.
- ¡NO ME RESTAURES, TE LO PROHÍBO! ¿LO OYES?!
- Si Señor, te lo prometo, no te restauraré.
- Gracias. Me contestó el Cristo. Su tono volvió a darme confianza.
-¿Por qué no quieres que te restaure? No te comprendo. ¿No comprendes Señor, que va a ser para mí un continuo dolor cada vez que te mire roto y mutilado?
¿No comprendes que me duele?

- Eso es lo que quiero, que al verme roto te acuerdes siempre de tantos
hermanos tuyos que conviven contigo; rotos, aplastados, indigentes,
mutilados. Sin brazos, porque no tienen posibilidades de trabajo. Sin pies, porque les han cerrado los caminos. Sin cara, porque les han quitado la honra. Todos los olvidan y les vuelven la espalda. ¡No me restaures, a ver si viéndome así, te acuerdas de ellos y te duele, a ver si así, roto y mutilado te sirvo de clave para el dolor de los demás! Muchos cristianos se vuelven en devoción, en besos, en luces, en flores sobre un Cristo bello, y se olvidan de sus hermanos los hombres, cristos feos, rotos y sufrientes.
Hay muchos cristianos que tranquilizan su conciencia besando un Cristo
bello, obra de arte, mientras ofenden al pequeño Cristo de carne, que es su hermano. Esos besos me repugnan, me dan asco!, Los tolero forzado en mis pies de imagen tallada en madera, pero me hieren el corazón. ¡Tenéis demasiados cristos bellos! Demasiadas obras de arte de mi imagen crucificada. Y estáis en peligro de quedaros en la obra de arte. Un Cristo bello, puede ser un peligroso refugio donde esconderse en la huida del dolor ajeno, tranquilizando al mismo tiempo la conciencia, en un falso cristianismo.

Por eso ¡Debieran tener más cristos rotos, uno a la entrada de cada templo, que gritara siempre con sus miembros partidos y su cara sin forma, el dolor y la tragedia de mi segunda pasión, en mis hermanos los hombres! Por eso te lo suplico, no me restaures, déjame roto junto a ti, aunque amargue un poco tu vida.

- Si Señor, te lo prometo. Contesté.

Y un beso sobre su único pie astillado, fue la firma de mi promesa.
Desde hoy¡ viviré con un Cristo roto.







COMPRENSIÓN LECTORA

 Las Pirámides de Egipto



Las pirámides de Egipto están consideradas grandes maravillas de la Antigüedad
por su espectacularidad y compleja construcción. ¡Ten en cuenta que se
levantaron hace más de cuatro mil años, durante la época conocida como
Imperio Antiguo!. Cualquiera que visita Egipto se queda fascinado
contemplándolas y se pregunta cómo han podido resistir el paso del tiempo.
Pero… ¿sabes para qué se utilizaban las pirámides y cómo se construyeron?

Los egipcios creían que tras la muerte, el espíritu de los difuntos seguía viviendo eternamente y que
para ello era necesario que el cuerpo se mantuviera intacto. Por esta razón, se momificaban los
cadáveres  con productos naturales como aceites, resinas y sales, y luego se envolvían en vendas de
lino. Además, se pensaba que en la vida de ultratumba, el espíritu del muerto seguiría necesitando sus
objetos personales y alimentos, así que le enterraban rodeado de todas sus pertenencias.

Las pirámides son grandes tumbas que los faraones mandaron construir para disfrutar de la vida
 eterna  tras su muerte. Por una parte, servían para resguardar la cámara funeraria, decorada con
jeroglifícos , de la intemperie y del paso de los años. Por otra, como te puedes imaginar, los tesoros
con que enterraban al faraón tenían un valor incalculable, así que las pirámides protegían los
numerosos objetos de valor de los saqueadores de tumbas.

Se diseñaron de manera que fuera muy difícil penetrar en ellas y en su interior se construían
pasadizos secretos y puertas falsas, con el fin de despistar a posibles ladrones. Además, una vez
enterrado el faraón todas las entradas quedaban tapiadas. A pesar de todo ello, durante siglos muchos
consiguieron burlar estas medidas de seguridad y hacerse ricos de la noche a la mañana.

Las pirámides más importantes se encuentran en Giza, en el valle de Nilo. La más grande es la de
Keops de 146 metros de altura y que se sitúa junto a otras dos, las de Kefrén y Micerinos, de menor tamaño. Para su construcción se necsitaron muchos años y miles de personas que trabajaron sin
 descanso. Los obreros trasladaban por el río los grandes bloques de piedra extraídos de las canteras
y al llegar a la orilla  usaban trineos y cuerdas para llevarlos hasta la zona donde se construía la
pirámide. El peso  de las piedras era enorme, así que para elevarlas y poder colocar unas sobre otras, idearon un sistema de rampas de subida y de bajada.


PREGUNTAS

1. ¿En qué país puedes encontrar las pirámides?.....................................................................................

2. ¿Cuántos años hace que fueron construidas?........................................................................................

3. ¿Para qué construían los faraones las pirámides?.................................................................................

4. ¿Qué se construía en su interior para dificultar su acceso al interior?...................................................

5. ¿Cuánto mide la pirámide más alta?.......................................................................................................

6. ¿Por dónde trasladaban los obreros los bloques de piedra?.................................................................


Como aprenden los niños a leer y escribir. Pautas para fomentar estos aprendizajes



El aprendizaje de los procesos de lectoescritura, es uno de los más importantes en la vida de las personas, ya que les abre las puertas a múltiples aprendizajes, conocimientos y aéreas de desarrollo. Al mismo tiempo es uno de los más complicados, aprender a leer y a escribir no es una tarea fácil.

El aprendizaje de estos procesos requiere la comprensión de las reglas arbitrarias que asocian cada grafema (letra), con su fonema (sonido). A cada sonido del lenguaje le corresponde una letra determinada, y las diferentes combinaciones de letras dan lugar a nuevos sonidos.  Esta es la mayor dificultad, saber cómo suena cada letra y conocer que símbolo grafico corresponde a cada no es un aprendizaje que siga ninguna regla lógica, es fruto del azar.

A pesar de esta dificultad, todas las personas tenemos la capacidad de aprender a leer y escribir, con este aprendizaje se nos abren las puertas al mundo del conocimiento, desarrollamos nuestro lenguaje general y nuestro pensamiento.

El proceso se complica más cuando tenemos que comprender los órdenes y estructuras sintácticas simples y complejas. Comenzamos con el aprendizaje de las letras y como se asocian estas para formar palabras. Una vez alcanzado este saber, tenemos que adquirir un nuevo reto, como combinar las palabras para crear mensajes adecuados dotados de sentido y significado.



¿CÓMO APRENDEN LOS NIÑOS A LEER Y A ESCRIBIR?

El aprendizaje de la lectura y la escritura está estrechamente ligado al desarrollo y aprendizaje del lenguaje. Antes de comenzar con estos procesos los niños y niñas deben tener adquirido el lenguaje hablado y realizar un uso del mismo.

Los niños y niñas presentan curiosidad por conocer los símbolos de la escritura, lo que dicen los textos que ven.

¿Cuándo pueden aprender a leer y escribir?

Normalmente a partir de los 3-4 años puede comenzarse con la construcción del aprendizaje de los procesos de lectura y escritura, esta edad es relativa depende del desarrollo de cada niño o niña. En esta etapa se trabajarán habilidades previas al proceso, para favorecer su posterior dominio y aprendizaje. El proceso de lectoescritura propiamente dicho se adquirirá en torno a los 5-6 años. Es importante comenzar a trabajar habilidades previas desde los 3 años y prestar especial atención en el momento de adquisición entre los 5-6 años. Este proceso se irá desarrollando hasta llegar a su dominio durante años, irá ligado al desarrollo madurativo de los niños.

Habilidades previas para el aprendizaje de la lectura y escritura

Orientación Espacial. Esta habilidad es fundamental para la escritura. Es clave para los órdenes de las letras, escritura de izquierda a derecha, de arriba abajo.

Lateralidad Adecuada. Antes de comenzar la escritura los niños y niñas tienen que tener definida su lateralidad.

Psicomotricidad fina
 El aprendizaje de la escritura requiere un control manual para sujetar el lápiz y hacer la presión adecuada para el trazo de las letras.

Coordinación viso motora. Los niños y niñas han de dominar la coordinación producida entre su vista y su motricidad. Los movimientos de la mano, los trazos que hagan deben responder a lo que su ojo perciba.

Discriminación y memoria auditiva. Es esencial que los pequeños, guarden en la memoria los sonidos que escuchan para poder convertirlos en letras determinadas.

Conciencia y discriminación Fonológica. Los pequeños deben ser conscientes de que a cada sonido le corresponde una expresión gráfica y ser capaz de diferenciar unos sonidos de otros.

Lenguaje. El dominio del lenguaje hablado es imprescindible para el aprendizaje del lenguaje escrito.

Habilidades que en el aprendizaje de la lecto escritura

Conciencia y discriminación Fonológica.
 Los pequeños deben ser conscientes de que a cada sonido le corresponde una expresión gráfica y ser capaz de diferenciar unos sonidos de otros.

Lenguaje. El dominio del lenguaje hablado es imprescindible para el aprendizaje del lenguaje escrito.
Comprensión de órdenes y estructuras sintácticas. En el aprendizaje de estos procesos, los niños y niñas han de poseer la habilidad para comprender los distintos órdenes tanto de las letras como de las palabras. Las mismas letras ordenadas de distinta forma, dan lugar a palabras distintas o a ninguna palabra. Y las palabras para transmitir un mensaje con sentido tienen que tener un orden concreto.

Comprensión de lo que se lee. No sólo basta con conocer los distintos sonidos y saber la palabra que vemos escrita. Es importante que se comprenda el mensaje que se está leyendo.

Planificación del escrito. Para comenzar a escribir, es común que aparezca la dificultad de cómo ordenar las ideas. Debemos entrenar a los pequeños para que tengan la habilidad de antes de comenzar a expresarse, planifiquen lo que quieren poner por escrito.

Reglas ortográficas. Deben conocer las diferentes reglas de ortografía de la lengua.

Signos de puntuación. El conocimiento de los signos de puntuación, les va a permitir dar un sentido y significado a los textos.

Velocidad lectora y de procesamiento. Una vez adquirido los procesos de lectoescritura, comenzaremos a trabajar el dominio de los mismos con los pequeños, para ello es fundamental trabajar la velocidad de procesamiento que conlleva una lectura y escritura fluida y rápida.

PAUTAS

Aprovecha lo que los niños saben y busca su interés y curiosidad.
Sirve de ejemplo, si te ven leer, querrán aprender a leer
Ten en cuenta el ritmo de desarrollo madurativo de cada niño.
Refuerza sus logros.
Apóyate en dibujos.
Haz que construyan el aprendizaje de manera natural.
Fomenta el gusto y el interés por la lectura, como herramienta fundamental de comunicación.
Desarrolla el hábito en los niños y niñas.
Busca temas que sean de su interés para que lean o escriban sobre los mismos.
Tipos de actividades

Educación Infantil (3-5 años)

Busca letras que conoces
Copia Letras
Apóyate en el dibujo
Trazado de rectas, círculos, curvas, etc.
Orientación, derecha izquierda, delante detrás.
Lateralidad
Canciones (memoria auditiva)

Educación Infantil (6 años)

Trabaja los sonidos de las letras.
Ordena palabras para formar frases.
Comprende el significado de las frases
Ordena letras y forma palabras.
Busca la letra diferente.
Busca palabras con un sonido determinado, etc.
Escribe frases con determinadas palabras.

Educación primaria (6-12 años)

Ordena palabras para formar frases.
Sopas de letras y crucigramas.
Escribe textos, con un dibujo, con algunas palabras clave, etc.
Busca la letra distinta.
Une frases y escribe frases con el mismo significado
Centra la vista y entrena la velocidad lectora, aprende a leer con los ojos.
Comprende lo que lees.
Definiciones de palabras.
Separa en sílabas e identifica la sílaba tónica.

Educación Secundaria (12-15 años)

Crea frases con el mismo significado
Une dos frases en una.
Juegos de palabras, cambia una letra y forma nuevas palabras
Redacta y escribe textos e ideas.
Lectura comprensiva, piensa en lo que lees mientras lees.
Velocidad lectora, aprende a leer con los ojos, busca la información que necesitas.

Cómo aprenden los niños a leer



La lectura es un proceso complicado que requiere la puesta en marcha de varios procesos cerebrales. Leer supone el funcionamiento en conjunto de diferentes estructuras mentales de manera que sea posible descifrar el código de las letras, la secuencia de palabras y el sentido del mensaje que esconden las letras y las palabras encadenadas. Leer sin entender lo que se lee, no es leer, ya que leer es un instrumento de lenguaje y de comunicación, la finalidad de la lectura es comprender un mensaje que ha sido comunicado por otra persona.

Son diferentes los métodos que podemos emplear para enseñar a los niños a leer. Pero conocer cómo aprender a leer nos aporta una información muy útil que nos permite impulsar el aprendizaje de la lectura y asentar unas bases que permitan un aprendizaje efectivo con el pleno desarrollo de los procesos implicados. Podemos diferenciar cuatro procesos implicados en la lectura: procesos perceptivos, léxicos, sintácticos y semánticos

Procesos perceptivos: son los responsables de percibir los grafemas (letras escritas) y asociar cada símbolo especifico y concreto con un fonema (sonido) correspondiente. Así como, percibir todas las letras integradas formando una palabra o una frase con sentido. Los procesos perceptivos se sirven a su vez de procesos memorísticos: memoria icónica que mantiene el símbolo de la letra en nuestra mente, la memoria operativa que permite reconocer esa letra y la memoria a largo plazo que nos recuerda el sonido al que se asocia esa letra. Todos estos procesos acaban ocurriendo en apenas unos segundos.

Procesos léxicos: Son los procesos a través de los cuales reconocemos las palabras. Se producen a través de una doble ruta, la ruta fonológica que nos aporta el reconocimiento del sonido de la palabra y la ruta léxica que nos aporta el reconocimiento del significado.
Procesos sintácticos: son los procesos responsables del reconocimiento de la frase, es la capacidad de comprender la relación de las palabras entre sí. En este proceso se etiquetan las diferentes palabras (nombre, verbo, adjetivo,…) y se especifican las relaciones existentes entre ellas.

Procesos semánticos: Son los procesos que hacen posible extraer el significado de la oración y dotar de sentido al conjunto de letras que forman las palabras, las cuales a su vez forman una frase que tiene un significado.

Trucos para enseñar a leer a los niños
La lectura es un proceso que tiene como finalidad acercarnos al lenguaje, siendo un valioso instrumento de comunicación. Veamos algunos trucos para enseñar a los niños a leer.

Para enseñar a los niños a leer debemos conocer los diferentes procesos y desarrollarlos de manera conjunta. Aunque pueda parecer que siguen un orden jerárquico, la jerarquía es de significados e interpretación. Para cada palabra podemos seguir toda la secuencia.

-No enseñes estructuras aisladas. Enseña palabras enteras y coloca las palabras dentro de la frase.

-Enseña todos los procesos enlazados. Para ello muéstrale las letras y sus sonidos y cuando sea el momento de leer una palabra o una frase, pídele que no repita las letras de forma silábica. Por el contrario pídele que piense en las letras y la palabra y que te diga lo que pone.

-Asocia la lectura a contextos cotidianos y dotados de sentido. Evita leer letras o sonidos aislados sin sentido.

-Léeles cuentos. Está demostrado que leer a los niños favorece el desarrollo de los procesos de lectura.

-Pregúntales sobre lo que leen, pídeles que te expliquen la frase, que es lo que quiere decir

-Enseña la lectura de forma conjunta con la escritura.

-Déjales tiempo para leer, no es necesario que en un principio lean rápido. Déjales que piensen la palabra antes de pronunciarla, de esta manera están desarrollando todos los procesos.





miércoles, 1 de julio de 2015

Alicia en el País de las Maravillas (cuento ) LEWIS CARROLL


Resultado de imagen para alicia en el pais de las maravillas cuentoResultado de imagen para alicia en el pais de las maravillas cuentoResultado de imagen para alicia en el pais de las maravillas cuento








Una tarde calurosa de verano estaba Alicia en el río junto a su hermana. Trataba de matar el aburrimiento como podía cuando de repente pasó por allí un conejo que llevaba puesto un chaleco.

- ¡Voy a llegar tarde! - decía el animal mirando su reloj

Alicia lo siguió hasta una madriguera, entró tras él y cayó por un largo pozo hasta que de repente apareció en una sala que tenía muchas puertas, y en el centro mesita de vidrio que contenía una llave dorada. Probó a abrir con ella todas las puertas hasta que encontró la que abría. Al otro lado había un jardín precioso pero la puerta era demasiado pequeña para ella. Miró hacia la mesa y vio una botellita con una etiqueta que decía: “bébeme”.

Bebió un poco que se hizo tan pequeña que pudo pasar por la puerta hasta el jardín. Pero entonces se dio cuenta de que se había dejado la llave encima de la mesa y ahora no llegaba hasta ella. Hasta que descubrió que debajo de la mesa había una cajita con un pastel en el la que ponía “Cómeme”. Alicia hizo caso y empezó a crecer y crecer hasta que llegó casi a los tres metros de altura y se golpeó con el techo de la habitación en la cabeza. Pero claro, ahora no podía volver al jardín y eso hizo que se pusiera a llorar.

Al cabo de un rato apareció por allí el conejo blanco con un par de guantes blancos en una mano y un gran abanico en la otra.

- ¡La duquesa se enfadará si la hago esperar! - decía
- ¡Señor conejo! Espere un momento por favor - gritó Alicia

Pero el conejo salió corriendo a toda velocidad. Tanto, que se le cayeron los guantes blancos y el abanico. Como hacía mucho calor en aquel lugar, Alicia cogió el abanico del conejo y comenzó a abanicarse con él. Como se dio cuenta de que volvía a hacerse pequeña otra vez, lo soltó rápidamente antes de que fuese demasiado tarde.

Intentó de nuevo coger la llave de la mesa, resbaló y de repente apareció metida en agua salada hasta la barbilla. Pero no era agua salada. ¡Era el estanque de lágrimas que había producido antes al echarse a llorar!

Pronto el estanque se llenó de toda clase de animales: un dodo, un ratón, pájaros, un pato… todos empezaron a nadar juntos y lograron llegar hasta la orilla del estanque. Como todos estaban muy mojados y querían secarse, el dodo propuso un divertido juego: todos correrían en círculo a su antojo y se detendrían en el momento en que quisieran. Alicia pensó que era un juego un poco extraño, pero como todos ganaron le pareció divertido.

Entonces pasó por allí de nuevo el conejo. Estaba muy nervioso y miraba a todos lados buscando algo.

- ¡Tengo que encontrarlos! Tengo que encontrarlos como sea o sino la duquesa…

Alicia, que oyó al conejo, supo enseguida que lo que andaba buscando eran sus guantes blancos y su abanico.

- ¡Mary Ann ve a casa ahora mismo y tráeme un par de guantes y un abanico!

Alicia pensó que le estaba confundiendo con su doncella, pero como quería ayudarle le obedeció.
En la casa encontró una mesa sobre la que había un abanico y dos o tres pares de diminutos guantes blancos. Al lado una botellita de cristal sin etiqueta alguna. Decidió probarla y de repente, creció tanto que quedó encajada dentro de la casa y ya no pudo salir.

El conejo y otros animales trataron de sacarla y hasta pensaron en quemar la casa y finalmente sucedió que cayó una granizada de piedrecillas. Por supuesto, no eran piedras comunes y Alicia se dio cuenta de que se convertían en pastas de té cuando caían al suelo. Comió una y…. ¿qué creéis que pasó? Que Alicia volvió a hacerse pequeña y salió corriendo de la casa.

Se adentró por el bosque y decidió que primero debía hacer era recuperar su tamaño, y lo segundo, regresar al precioso jardín.

Al cabo de un rato se encontró con una oruga que desde lo alto de una seta, fumaba en un narguile.

- ¿Quién eres? - preguntó la oruga
- Creo que ya no lo sé. He cambiado tantas veces de tamaño que me siento un poco confundida - dijo Alicia
¿De qué tamaño quieres ser?
- Me gustaría ser un poco más grande...
- Un lado de te hará más grande y el otro más pequeña - contestó la oruga mientras se bajaba de la seta y se alejaba entre la hierba

Alicia permaneció unos instantes tratando de entender lo que había dicho la oruga hasta que por fin lo consiguió. Arrancó un pedazo del lado derecho de la seta y lo mordió. Se hizo tan pequeña que su barbilla se golpeaba con los pies, así que mordió un trozo del lado izquierdo de la seta. Pero su cuello empezó a crecer tanto que sus manos no le llegaban a la cabeza y un pájaro la confundió con una serpiente. Volvió a comer de uno y otro lado hasta consiguió recuperar su tamaño habitual.

Llegó a un claro en el bosque en el que había una casa de un metro de altura. Comió otro pedazo de la seta para hacerse más pequeña y entró dentro. En la cocina de la casa había una cocinera que estaba preparando una sopa que olía muchísimo a pimienta, junto a ella había un gato que no paraba de sonreír y en el centro estaba la duquesa sentada en un taburete arrullando a un bebé. Sin duda, era un lugar muy curioso.

- Disculpe, ¿podría decirme por qué el gato sonríe de oreja a oreja? - preguntó Alicia
- Porque es un gato de Cheshire - dijo la duquesa - Por cierto, tengo que irme a jugar al croquet con la reina. Toma, puedes arrullarlo tú si quieres - dijo la duquesa lanzándole el bebé a Alicia.

Alicia se adentró de nuevo en el bosque con el bebé, que por otro lado, no se parecía en nada a un niño. Cuando lo apoyó en el suelo éste se convirtió en cerdo y se marchó trotando felizmente.

Alicia empezaba a estar realmente perdida cuando se encontró con el gato de Cheshire.
- Gatito de Cheshire, ¿podrías decirme qué dirección debo tomar?
- Depende de dónde quieras ir… Si continúas por allí te encontrarás con el Sombrerero y si lo haces por allí con la Liebre de marzo. Pero no importa, porque los dos están igual de locos.

Alicia decidió visitar a la Liebre de marzo, ya que ya había conocido antes a otros sombrereros.

En el jardín de la casa de la Liebre estaban ella y el Sombrerero tomando el té. Alicia decidió sentarse junto a ellos, aunque parece que eso no les gustó demasiado.

- ¿En qué se parece un cuervo a un escritorio? - preguntó el Sombrerero a Alicia abriendo mucho los ojos

Tras unos instantes pensando, Alicia acabó contestando:

- Me rindo, no lo sé
- Yo tampoco. No tengo la más remota idea - dijo el Sombrerero - Por cierto, son las seis. Aquí son siempre las seis. Así que es la hora del té.

Alicia no entendía muy bien las cosas de las que hablaban la Liebre y el Sombrerero así que decidió marcharse.

Volvió a adentrarse en el bosque cuando se encontró con un árbol con una puerta. Entró y volvió a lla sala con la mesa de cristal. Pero esta vez Alicia lo consiguió: cogió la llave dorada y abrió la puerta que daba al jardín, mordió un trozo de seta hasta que midió unos 30 centímetros de altura y se adentró por el pasillo hasta llegar al hermoso jardín.

En ese momento, sonó un gran ruido y comenzaron a llegar soldados, cortesanos e infantes, todos ellos vestidos como la baraja de cartas. Al final de todo este séquito apareció el conejo blanco y el Rey y la Reina de corazones.

- ¿Quién es esta? - preguntó la Reina señalando a Alicia
- Soy Alicia, su majestad.
- ¿Sabéis jugar al croquet?
- Sí - contestó Alicia
- ¡Entonces, ven!

LAlicia en el país de las maravillasa pequeña no había visto nunca jugar al croquet de esa manera. El campo estaba lleno de agujeros; las bolas eran erizos; los mazos, flamencos; y los soldados permanecían doblados formando los aros. Además todos jugaban a la vez discutiendo todo el rato y cada vez que la Reina se enfadaba gritaba “¡Que le corten la cabeza!”

Cuando ya no quedaron jugadores, porque todos habían sido condenados a muerte por la reina, se acabó la partida de croquet.

Alicia continuó sus aventuras en el País de las Maravillas, conoció a la Falsa Tortuga y también al Grifo, un animal fantástico mitad águila, mitad león.

Hasta que un día el país entero se paralizó porque empezó el juicio.

El conejo blanco hizo sonar tres veces la trompeta y expuso en voz alta:

- La Reina de Corazones preparó unas tartaletas en un día de verano y la Jota de Corazones le robó las tartaletas y se las llevó a otro lado.

Se armó un gran revuelo en la sala y empezaron a declarar los testigos. El primero en hacerlo fue el Sombrerero, tras él lo hizo la cocinera de la Duquesa y cuál fue la sorpresa de la pequeña Alicia cuando escuchó su nombre como próximo testigo que debía declarar. Al levantarse había crecido tanto que volcó un banco de la sala, y con él, todos los animales que estaban en él sentados.

La muchacha dijo no saber nada del asunto de las tartaletas. El juicio continuó y cuando el acusado de robar las tartaletas, la Jota, estaba a punto de ser condenado Alicia intervino en su ayuda.

- ¡¡Que le corten la cabeza!! - gritó la Reina con todas sus fuerzas señalando a Alicia

Entonces toda la baraja se elevó por el aire y cayó sobre Alicia asustándola.

- ¡Alicia, despierta! Llevas durmiendo un buen rato - dijo su hermana
- ¿Eh? Ah sí… Si supieras todas las cosas que he soñado…

Y la pequeña comenzó a contar a su hermana tal y como las recordaba todas aquellas extrañas historias que había vivido en el País de las maravillas.

Al cabo de un rato Alicia se levantó y salió corriendo y su hermana se quedó dormida pensando en la pequeña Alicia y en sus aventuras hasta que ella también empezó a soñar. En su sueño vio al Conejo Blanco, al Ratón cruzando el estanque, a la Liebre de marzo tomando el té, y la Reina de Corazones condenando a muerte a sus invitados...

Tras esto pensó en su hermana. En cómo en un tiempo se haría mayor pero pese a eso seguro que contaría historias maravillosas a otros niños recordando con ellas sus felices días de infancia.
 

Análisis de sus valores

Esta historia nos habla del valor de la inocencia a través de Alicia, una niña que se adentra en un complicado mundo de adultos en busca de aventuras, y en el que muchas veces no logra entender qué ocurre a su alrededor. Su ingenuidad, unida a su ingenio - otro valor que pone de manifiesto esta historia - nos demuestra que es capaz de salir airosa de las más complicadas situaciones en las que se ve envuelta dentro del País de las Maravillas. Por último también nos habla de justicia en el punto en el que Alicia interviene para defender a la Jota, acusada de robar las tartaletas de la Reina.

 
CONTROL DE LECTURA
ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS
LEWIS CARROLL
Nombre:______________________________ fecha__________ ptje.:_____ Nota_____I. Complete cada uno de los enunciados (un punto cada uno)
1. El lugar donde Alicia vio por primera vez el conejo Blanco fue__________________ ______________________________________________________________________
2. Los objetos que observaba Alicia mientras caía en el pozo eran _________________ _______________________________________________________________________
3. El nombre de la gata de Alicia era________________________________________ _______________________________________________________________________
4. Los países que pensaba Alicia que iba a llegar cuando terminara de descender por el pozo eran ______________________________________________________________
5. Alicia antes de beber las botellitas que tenían la etiqueta de “bébeme” lo primeroque hizo fue _____________________________________________________________
6. Lo que le ocurre a Alicia cuando come el pastelito fue ________________________ ______________________________________________________________________
7. Alicia trata de tener el espacio justo para alcanzar la llave sobre la mesa porque ella
deseaba ________________________________________________________________
8. Alicia pensaba que se había convertido en Mabel, su compañera de escuela, porque _______________________________________________________________________
9. El motivo por el cual Alicia entró a la casa del conejo fue _____________________ __________________y la única forma que pudo salir fue ________________________ ______________________________________________________________________
II. Desarrollo: Responda las siguientes preguntas (tres puntos cada una)
.1. ¿En qué consistió la conversación que Alicia mantuvo con la Oruga Azul?
2. ¿Cuál es la importancia del Gato de Cheshire en el libro?. Fundamente
.3. Alicia terminó por aburrirse de la merienda. ¿Por qué se retiró tan molesta?
4. Caracterice lo más completamente a la Reina de Corazones.
5. ¿Cuál era la causa del Juicio?¿Quiénes eran los participantes?
6. Relate el final de la historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Amiguito En Línea Copyright © 2011 Designed by Ipietoon Blogger Template and web hosting